Dallas Mavericks 93 - 81 Los Angeles Lakers

Los Mavs silencian al Staples


Dirk Nowitzki anotó 24 puntos, JJ Barea le acompañó con 12 puntos y un gran último cuarto, y los Dallas Mavericks dieron una sorpresa monumental al llevarse también el segundo encuentro en el Staples Center, por 93 - 81, consiguiendo una ventaja de 0-2 y dejando a los Lakers contra las cuerdas.

Durante todo el encuentro, Dallas sio la impresión de saber mucho mejor lo que debían hacer. Tras un primer cuarto igualado, en el segundo los visitantes empezaron a conseguir pequeñas ventajas que los Lakers lograban anular gracias a Bynum y Kobe Bryant principalmente.

Pero los Lakers nunca estuvieron del todo entonados. Pese a esto, al descanso lograban irse solo dos abajo gracias a los rebotes ofensivos concedidos por los Mavericks y a un buen Andrew Bynum.

Sin embargo en la segunda mitad la defensa de los Mavs apretó, y los Lakers empezaron a sufrir mucho más. Las penetraciones le eran negadas a Kobe, Bynum no recibía balones (3 lanzamientos en la segunda mitad) y Pau no se encontraba, una vez más, en el partido, en parte por una buena defensa de Nowitzki, y en otra por sus propios problemas físicos y mentales.

Los árbitros permitieron durante todo el partido un juego muy físico, al igual que en el primero. Esto a los supuestos "blandos" Mavs no les hubiese beneficiado, y sin embargo una vez más fueron más beneficiados por este juego físico que los Lakers.

Pero en ataque los Mavs tampoco estaban mucho mejor. Gracias a su buena defensa y los problemas de los Lakers desde la larga distancia casi siempre se mantenían arriba, pero no lograban distanciarse.


Hasta que llegó el último cuarto. Hasta que entró Barea.

El siempre revolucionado, para bien y para mal, Barea cambió el partido. Los Mavericks continuaron duros en defensa y manteniendo lejos a los Lakers de la zona, y estos, con Blake en especial, continuaban fallando desde lejos.

En ataque, gracias a las penetraciones de Barea que abrían espacios para él y sus compañeros, los Mavs empezaron a carburar. Los visitantes rápidamente lograron escaparse a 9 puntos, obligando a Kobe Bryant a entrar antes de lo habitual.

Pero en esta ocasión, Kobe tampoco pudo ser el salvador.

Kobe solo anotó 5 puntos en el último cuarto. Los Lakers solo anotaron 19 en este periodo (habían anotado 13 en el tercero). Y los Mavericks continuaban moviendo bien el balón y ampliando una ventaja que llegó hasta los 15 puntos.

El público empezó a marcharse, algunos en silencio como habían estado toda la noche, otros abucheando. Antes de la bocina del final, aún hubo tiempo para que Ron Artest fuese expulsado por una fea acción contra Barea, lo que podría acarrear un partido de sanción.

Kobe Bryant finalizó con 23 puntos y 5 robos, pero su mejor escudero en el partido, Andrew Bynum, apenas apareció en la segunda mitad y acabó con 18 puntos y 13 rebotes. Pau Gasol,en otra mala noche, anotó 13 puntos y capturó 10 rebotes, llevándose algunos abucheos del público.

En los Mavs, Nowitzki anotó 24 puntos y capturó 7 rebotes. El banquillo fue crucial una vez más, en esta ocasión en especial gracias al último cuarto de un Barea que anotó 12 puntos y repartió 4 asistencias en 17 minutos. Jason Terry tuvo una mala noche en el tiro y anotó 9 puntos, pero fue clave con algunos robos (2) y 5 asistencias. Shawn Marion anotó 14 puntos y capturó 9 rebotes, y Kidd anotó 10 puntos y sumó 6 asistencias mientras controlaba el tempo del partido.

Los Lakers se encuentran ahora contra las cuerdas, habiendo perdido sus dos partidos en casa y enfrentándose a dos ahora en Dallas con malas sensaciones. Pero por algo son dos veces campeones y los Mavs no deben relajarse si quieren el pase.

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »