Luka Doncic ya es oficialmente jugador de los Mavericks



Por Sergi Concha

Se ha hecho de rogar la firma de Luka Doncic, para desesperación de algunos, pero finalmente ya es oficial. Primero faltaba completar el pago del buyout para que el esloveno dejase de pertenecer al Real Madrid, una cifra en torno a los 2 millones de euros, de los cuales 700.000 lo han pagado los propios Mavs y el resto el jugador. Cuban ya soltó una de sus puyas al club blanco diciendo que “no les gusta trabajar en fin de semana”. Tras ello faltaba el transfer que emite la FIBA y que se demoró hasta el lunes por la tarde.

El hecho de no haber firmado su contrato hasta ahora ha impedido verle en acción la Summer League de Las Vegas, donde Dallas ha disputado los tres partidos de la primera fase con dos victorias y una derrota. Tampoco ha podido entrenar a pleno rendimiento con el resto de sus compañeros, más allá de alguna sesión de tiro y alguna carrera a trote. Presumiblemente los Mavs empezarán las eliminatorias de la SL el miércoles y pese a que existen voces contradictorias en cuanto a si podrá jugar algún partido o no, Carlisle ha dejado claro que la posibilidad de verle en acción está abierta: “Veremos si le podemos darle uno o dos partidos, pero si no juega valoramos que el descanso es importante con los partidos que ha jugado este año”.

Lo cierto es que hay ganas ya de verle jugar con la camiseta de los Mavs y él también está ansioso por debutar “Ha pasado ya un tiempo. Estoy muy contento. Por fin puedo jugar, que es lo que quiero, jugar”, le comentaba Wonder Boy a Dwain Price tras la victoria de Dallas ante Golden State por 71-91.

Con el acuerdo oficial también han trascendido las cifras de su contrato rookie correspondiente a un número 3 del Draft, aunque eran un secreto a voces. Doncic percibirá 5,4 millones de dólares la primera temporada, 6,4 en la 19-20 y 6,7 en la 20-21. Ahora sí, empieza la Doncicmanía en Dallas.
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Descubriendo a Ryan Broekhoff, el nuevo aussie de los Mavericks



Por Sergi Concha

Los Mavericks anunciaron el fichaje del australiano Ryan Broekhoff hace unos días; en un movimiento similar al que realizaron la temporada pasada con Maxi Kleber, el nuevo jugador de Dallas tendrá un contrato de dos temporadas (solo la primera garantizada) por 2,4 millones cada una de ellas.

Para el público que normalmente sigue el baloncesto europeo el nombre de Broekhoff les sonará. Tras salir del college en Valparaiso, decidió probar fortuna en Europa de la mano del Besiktas y tras dos buenas temporadas a nivel personal, el Lokomotiv Kuban se hizo con sus servicios para la exigente liga rusa y la Euroliga. Esta pasada temporada llegó a ser All-Star y a ganar el concurso de triples de la VTB United League. En la Eurocup con el Loko ha promediado 12,3 puntos, 5,5 rebotes y un 50,6% de acierto en triple en 26 minutos por noche. Precisamente su lanzamiento es el factor que más destaca de su juego: “Juego en defensa, peleo por los balones perdidos y los rebotes y puedo lanzar de tres realmente bien”, comentaba en una entrevista con Dalton Trigg. Tanto en tiros de campo (55% con 7 intentos por partido) como en triples (50,6% en 5 intentos) ha sido de los jugadores más destacados de la Eurocup, donde su equipo perdió la final ante Darussafaka y él fue incluido en el mejor quinteto.

Por juego, físico y trayectoria, es comparado constantemente con Joe Ingles, uno de los candidatos a Most Improve Player esta temporada tras brillar con Utah Jazz. Ambos son compañeros de selección y compartieron vestuario, entre otras citas, en los Juegos Olímpicos de 2016 donde Joe promedió 7,8 puntos en 26,8 minutos y Ryan 7,6 en 18,2. Ingles aterrizó en la NBA a los 27 años, uno menos que Broekhoff cuando se inicie la temporada (cumple 28 en agosto) y pese a que el nuevo jugador de los Mavs llega tras realizar una mejor campaña en Europa que la última del alero de los Jazz con la camiseta de Macabbi, no se espera que pueda tener un impacto tan inmediato como lo tuvo en su momento el ex de Barça o Granada entre otros. Preguntado por esa comparación, Ryan admite que tienen similitudes: “diría que Joe es algo más creativo en ataque acabando con el pick&roll; pero finalizando, ambos aprovechamos nuestro tiro para cerrar defensas”. A simple vista, podríamos decir que Broekhoff es un mejor reboteador gracias a haber jugado en college de 4, más atlético y con mejor movimiento sin balón que Ingles.

Rescatando la entrevista realizada por Trigg en 247sports, Broekhoff también habla de sus nuevos compañeros y de lo que supone aterrizar en la NBA con los Mavericks: “He sido un gran fan de Dirk desde pequeño, así que jugar con él ahora es increíble; a Doncic le he seguido de cerca en Europa y creo que tiene un potencial enorme, espero ser el receptor final de sus pases; contra DeAndre jugué en las Olimpiadas y es una bestia; Smith Jr es uno de los jóvenes más excitantes de la liga; será divertido”. “He escuchado que la ciudad y los fans son increíbles y es un gran lugar para vivir”.



Abalado por sus compañeros aussies en la NBA

El interés de la NBA en Broekhoff no es nuevo. Pese a no ser elegido en el Draft de 2013, disputó la Summer League con los Nuggets en 2015 y dejó buenas sensaciones, aunque no era su momento. Durante este verano tenía programados workouts con Bucks, Wolves y Pelicans y había recibido interés de varios clubes punteros en Europa. El periodista David Pick aseguró hace unos meses que varios ojeadores de la NBA fueron hasta Rusia para verle en directo tras ganar el concurso de triples. Según Frank Urbina, Milwaukee era la franquicia que más interés había mostrado y eso era en parte gracias a Dellavedova: “creo que Ryan es un jugador NBA y estoy tratando de llevarlo a Milwaukee. Hoy día el lanzamiento es muy valioso y él es un tirador de élite; los Bucks saben quién es, así que veremos qué sucede”, comentó Delly el año pasado en The pick and roll.

Andrew Bogut, el australiano con más recorrido en la NBA, destacó de él que era un gran “jugador de equipo” y “buen reboteador para su tamaño”. “Su lanzamiento de tres es realmente consistente y alguien se dará cuenta de ello”. Dante Exum, recientemente renovado con los Jazz, ha sido el último en sumarse a los elogios a través de NBA Australia: “es uno de los trabajadores más duros que conozco y se lo merece”. “Puede lanzar desde muy lejos y tiene una gran oportunidad para demostrar lo que puede hacer; va a sorprender a la gente 100%”.


-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

No luck, no Luka. Pero hay vida



Menuda decepción. Después de esperar una temporada entera a esta noche, y de añadirle los tediosos tres cuartos de hora de programación previa de ESPN hasta que se empezaron a hacer públicos los resultados del sorteo, vimos a los Sacramento Kings y a los Atlanta Hawks saltar al top 3, dejando a los Dallas Mavericks con el pick 5 del próximo Draft. 

En el momento es inevitable la decepción, y quieres mandar todo a la mierda. A pesar de que sabíamos desde hace tiempo que el pick 5 era el que más probabilidades estadísticas tenía de tocar, siempre queda la esperanza. Al menos de mantenerse en el 3 o el 4, nos decíamos a nosotros mismos. Pero los Dallas Mavericks y la lotería del Draft no se han llevado muy bien históricamente, y cualquier buen karma que pudiéramos haber acumulado en los últimos años se fue por la borda cuando saltó el escándalo de abusos y discriminación sexual hace unos meses. Esperemos que todas las deudas que tuviésemos pendientes se hayan cobrado ya. 

“¡Todo un año de tanking para nada!”, se leía ya anoche. Pero el tanking puro lo vivimos solo en el último mes y ha servido para que, si los Kings tenían que saltar al top 3, al menos tener un pick 5, y no un 6 (a Atlanta se le alcanzó en la última noche, por eso no lo cuento). En febrero, cuando apuntábamos a un pick 8 o 9, habríamos matado por un 5. “¡Otro año más de tanking!”, se leía también. Pero eso no se decidió anoche. Anoche se decidió “solo” un número. Ese número tiene un impacto en lo que pase el año que viene, claro que sí, pero lo importante realmente, en el Draft, o en los agentes libres, o en posibles traspasos, es acertar. 

Porque va a haber una estrella disponible en el pick 5. Es así, hasta en el peor de los Drafts la hay. Hace un par de días, antes de conocerse el resultado del sorteo, Bobby Karalla compartía el siguiente dato en Twitter: lógicamente, los seleccionados con el pick 1 son quienes suman más presencias en quintetos All NBA, con 112 desde que son tres quintetos los seleccionados. ¿Cuál es el segundo pick que más presencias suma? Igual lo habéis adivinado: el 5, con 46. La diferencia es notable, porque el 1 es el que realmente marca la diferencia. Pero en los últimos 30 años el 5 ha dado mejor rendimiento que el 3, el 2 o el 4. El 5 es un pick con mucho potencial de éxito. 

El jugador correcto va a estar ahí. Es una pena que tenga que ser en parte por descarte de otros, pero va a estar, y ahora llega lo más complicado, que es acertar. Los cinco jugadores destacados en la mayoría de mocks son Doncic, Ayton, Bagley, Jackson y Bamba, y uno de ellos llegará (aunque no luck = no Luka). Si me preguntáis a quién quiero ahora mismo, sería el que quede de esos cinco. Caer al 5 también abre las posibilidades de otros como Porter Jr o Mikal Bridges, si piensan que la lesión del primero no va a tener consecuencias o que la edad del segundo no es impedimento para que tenga un desarrollo de estrella. 

Los análisis individuales de estos candidatos llegarán en las próximas semanas, pero de momento ahí va una lista de los jugadores que han sido elegidos con el pick 5 en los últimos años: 

  • 2017: De’Aaron Fox
  • 2016: Kris Dunn
  • 2015: Mario Hezonja
  • 2014: Dante Exum
  • 2013: Alex Len
  • 2012: Thomas Robinson
  • 2011: Jonas Valanciunas
  • 2010: DeMarcus Cousins
  • 2009: Ricky Rubio
  • 2008: Kevin Love
  • 2007: Jeff Green
  • 2006: Shelden Williams
  • 2005: Raymond Felton
  • 2004: Devin Harris
  • 2003: Dwyane Wade
  • 2002: Nikoloz Tskitishvili
  • 2001: Jason Richardson
  • 2000: Mike Miller
  • 1999: Jonathan Bender
  • 1998: Vince Carter
  • 1997: Tonny Battie
  • 1996: Ray Allen
  • 1995: Kevin Garnett
  • 1994: Juwan Howard
  • 1993: Isaiah Rider
  • 1992: LaPhonso Ellis
  • 1991: Steve Smith
Otros pick 5 notables anteriores: Charles Barkley, Scottie Pippen, Mitch Richmond.

En estos más de 25 años de muestra tenemos un poco de todo: hall of famers como Kevin Garnett, Ray Allen, Vince Carter o Dwyane Wade; estrellas como Juwan Howard, Steve Smith, Kevin Love o DeMarcus Cousins; semi-estrellas con mucha importancia en sus equipos como Jason Richardson, Ricky Rubio, Jonas Valanciunas o Devin Harris; buenos jugadores de rotación o fracasos como Tskitishvili, Williams o Robinson. Hay de todo. 

También se abren ahora otras incógnitas relacionadas con el resto de equipos. Por ejemplo, no parece que Doncic o Ayton vayan a caer de los puestos uno y dos. A partir del tres de Atlanta es cuando se pone todo más interesante. El primer mock de DraftExpress les coloca a Jaren Jackson Jr, dejando a Marvin Bagley para Memphis, justo la pieza que parece que quieren. ¿Pero qué harían los Grizzlies si Atlanta escoge a Bagley? La selección de Bamba no parece justificar tanto un traspaso de Marc Gasol como lo hubiera hecho la de Ayton y en Memphis todavía hay pesadillas con Thabeet. Podrían optar por Jackson, que puede jugar más de cuatro, o a lo mejor se la juegan con Porter Jr. por su supuesto potencial pese al miedo por la lesión de espalda, dejando así a Dallas la posibilidad de elegir entre Bamba y Jackson quizás. 

Todavía falta más de un mes para que todo esto se vaya perfilando, y la situación puede dar mil vueltas. De momento ya sabemos de fijo que los Mavs elegirán los quintos. No es el resultado que soñábamos, pero es el que hay. Ahora lo que deben hacer es acertar, elegir a un Cousins y no a un Tskitishvili. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Mark Cuban: "Hay que draftear al mejor jugador disponible"



El medio de pago The Ahletic ha publicado en las últimas horas una larga e interesante entrevista a Mark Cuban, en la que da algunas pistas sobre el rumbo que pueden tomar los Dallas Mavericks el próximo verano. Nunca podemos creernos todo lo que digan Cuban o Nelson al 100%, pero al menos sirve para saciar nuestro hambre de respuestas en algunos aspectos. 

Y como The Ahtletic es de pago y no está al alcance de todos, aquí estamos para fusilarles el contenido (no os chivéis). 

Sobre la forma de intentar construir la plantilla en el pasado vs la actualidad
Honestamente, hemos ido a por el home run muchas veces y hemos acertado con Harrison Barnes y Chandler Parsons y fallado con otros. Pero más que ser un destino para agentes libres, lo que queremos es construir una base que pueda crecer junta de manera orgánica. 

Sobre la mejoría de Harrison Barnes
Yo mismo le he dicho a Harrison que si se fija en DeMar DeRozan y compara sus números con los suyos, son casi idénticos a la misma edad. DeMar dio un gran salto en lo referente al pase y ese es el siguiente gran paso que tiene que dar Harrison, y en lo que está trabajando. Es capaz de llegar a la canasta, pero está recibiendo dobles y triples defensas cuando llega a la pintura. Está trabajando para reconocer mejor esas situaciones y encontrar a los lanzadores abiertos cuando llega a la zona. Si da ese paso creo que seguirá el mismo camino que DeRozan, y puede ser mejor porque es más grande. 

Sobre Dennis Smith Jr. 
Llegar como un base rookie y ser titular no es una tarea fácil. La razón por la cual hemos sido capaces de hacerlo es que puede que Dennis solo tuviera 19 años, pero tiene la mentalidad de alguien de 40. Es muy maduro en muchos sentidos, se lo toma como un negocio, hace su trabajo y suma a la cultura de trabajo duro de esta organización. Eso le creó la oportunidad, y ha tenido muchos errores como rookie, pero si te fijas en sus últimos 10 partidos en particular, jugó realmente bien… Hay muchos puntos positivos en su juego y estamos muy contentos con cómo ha salido todo. 

(También se señala que los Mavs quedaron muy impresionados con el workout que hicieron con Donovan Mitchell, y que Cuban asegura que de no haber elegido a Dennis los siguientes de su lista eran Mitchell o Luke Kennard). 

Sobre necesidad vs talento en el Draft
Hay que draftear al mejor jugador disponible, es simple. Eso es lo primero y más importante, no nos importa dónde juegue mientras tenga potencial para ser un jugador increíble, que es lo que estamos buscando. El baloncesto cada vez trata menos de posiciones, y nosotros cada vez jugamos más así también. Mientras los cinco jugadores puedan emparejarse bien o crear un desemparejamiento en el rival, no importa realmente en qué posición juegues. Lo que importa es que termines con más puntos que los otros. Los equipos se construyen con superestrellas, eso es lo que necesitas, y si llega un chico nuevo y juega mejor que el viejo y es una estrella, entonces tienes una estrella. No puedes decir ‘bueno, no queríamos a alguien con potencial de estrella porque ya teníamos a alguien ahí’. Tenemos jugadores buenos pero aún a nadie que sea un top 10. 

Sobre la composición de la plantilla del año que viene
Creo que sumaremos al pick de primera ronda y uno de segunda, y el resto de jugadores serán similares a los del año pasado. Somos conscientes de los partidos que hemos ganado esta temporada, pero si retenemos a Seth Curry y vuelve bien, añadimos ese talento en el Draft, nuestros jóvenes mejoran y aprendemos a rendir mejor en los finales de partido la situación será diferente. Probablemente terminemos añadiendo a tres o cuatro jugadores. Los dos del Draft y quizás dos agentes libres. Nos veo cambiando a cuatro, cinco como mucho, no veo una gran revolución en la plantilla. 

Sobre la reconstrucción de los Mavs y el proceso de los 76ers
No creo que haya mucha comparación. Creo que lo que hizo realmente buenos este año a los Sixers fueron las llegadas de Ilyasova y Belinelli. Correr y lanzar de tres. Cuando tienes a Ben Simmons, quien puede coger el rebote, subir veloz y tener abiertos a Belinelli, Iliasova, o Redick o Embiid, eso es lo que les hace especiales. Creo que no es tanto ‘vamos a acaparar picks de Draft hasta que acertemos’, sino que es reconocer la NBA en general y poner a cinco chicos en la pista que pueden correr, meter de tres, defender y rebotear, ese es el futuro. Velocidad, profundidad, triples y correr. No puedes esperar conseguir a un creador como Ben Simmons o James Harden o LeBron James o Stephen Curry o Kevin Durant. Esos son jugadores que hacen mejores al resto, jugadores transcendentales que son muy difíciles de encontrar. Pero en general, con Dennis mejorando, si podemos poner lanzadores y defensores y profundidad a su alrededor, creo que seremos buenos. 

Sobre lo que aporta Dirk Nowitzki
No hay forma de valorarlo. Culturalmente, lo que da a la comunidad, siendo un ejemplo para jugadores y personal sobre cómo comportarse dentro y fuera de la pista, sobre cómo se debe tratar a la gente. Eso son cosas más grandes que lo que podamos imaginar. Y en la pista ser capaz de lanzar, de abrir la pista, y de rebotear aún. No tiene una gran velocidad lateral, nunca la tuvo, así que no va a ser el mejor defensor, pero ofensivamente siempre te va a abrir la pista. Este año era la pieza más importante de nuestro quinteto con mejor rendimiento. 

Sobre su fe en Rick Carlisle para entrenar una plantilla en reconstrucción
Rick es el mejor entrenador durante un partido que puedas tener. Nadie hace ajustes durante el encuentro ni juega a ese ajedrez mejor que él. No confiaría más en nadie que en Rick Carlisle, y eso lo dice todo. La gente infravalora el valor de los entrenadores. Muchos partidos se ganan o pierden por ello. Rick prepara a los chicos, hace que entiendan el juego, mejora su inteligencia baloncestística, les hace ser más listos en la pista, les ayuda a comprender todo mejor. Todo eso es irreemplazable en esta liga. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Valoración de la temporada 2017-18: centers



Cerramos la valoración de la temporada de los jugadores de los Dallas Mavericks, y lo hacemos con aquellos que han desempeñado las funciones de interiores del equipo. 

Dirk Nowitzki

Pero qué más le vamos a pedir a Dirk, si en nada va a cumplir 40 años. Si en su temporada número 20 en la NBA ha tenido una de sus campañas más eficientes en el lanzamiento de su carrera. Si duele en el alma verle peleando con un equipo que acaba con 24 victorias, él, que en el 75% de sus temporadas no ha bajado de las 50. Si lo daría todo, yo creo que incluso a su primogénito si fuese necesario, por esta franquicia. 

A Dirk Nowitzki no se le puede pedir más, solo se le puede venerar. Disfrutar de cada momento hasta que decida abandonarnos a todos los mortales y subir definitivamente al Olimpo. De momento parece que nos va a regalar un año más porque, en sus propias palabras, quiere dar un último empujón para ayudar a la franquicia a salir del pozo. Cómo no te voy a querer. 

Nunca habrá otro Dirk Nowitzki. En el futuro otras estrellas vestirán la camiseta de los Mavs. Puede que incluso superestrellas. A lo mejor algún día volvemos a ganar un anillo. Pero jamás habrá alguien que esté a la altura de Dirk Nowitzki en esta franquicia. Será una sombra bajo la que tendrán que rendir todos sus sucesores, y una comparación que los fans tendremos que aprender a olvidar para ser justos con quienes lideren los proyectos de los Mavs en el futuro. Dirk Nowitzki es incomparable. 

NOTA: Inclasificable. 


Dwight Powell

Quizás cuando menos nos lo esperábamos, Dwight Powell dio un paso adelante. Sus mejorías en colocación defensiva, rebote y finalizando cerca de la canasta han sido evidentes. Incluso hemos visto algo de mejoría en el triple que veremos si es una base sobre la que seguir mejorando o si es un espejismo. Las condiciones también eran las idóneas, en un mal equipo necesitado de aportaciones de jugadores jóvenes, pero Powell en principio partía como tercer interior de la rotación tras Dirk y Noel, supuestamente en lucha por sus minutos con Mejri, y ha terminado siendo el segundo solo detrás del omnipresente Nowitzki. 

A su mayor protagonismo ayuda el sabotaje / autosabotaje vivido con Nerlens Noel, pero también la mejoría de juego que ha demostrado. Que Powell es un chico trabajador es algo que se ha señalado desde su llegada a Dallas, y por ello los Mavs apostaron por él y le firmaron un contrato de cuatro años y más de $37 millones. Ese contrato estaba muy por encima de su rendimiento en el primer año, lo cual hizo que el verano pasado nos devanásemos los sesos pensando a quién se lo podríamos colar.

Pero el rendimiento de Powell de esta temporada sí que ha estado a la altura de lo que cobra. Lógicamente eso es algo muy positivo, porque si te lo quedas y sigue mejorando sobre la base de este año vas a tener un rendimiento acorde a lo pagado, y porque si de casualidad necesitas incluirlo en un traspaso ya no es una pieza de valor negativo en una operación, sino que su valor ahora es positivo. 

Aún le quedan muchas facetas en las que mejorar. Por envergadura nunca va a ser un gran intimidador o defensor del aro, pero va captando algunos trucos que le hacen más efectivo. Siempre le faltará algo de peso para aguantar a los pívots más pesados. Eso son problemas físicos que no tienen solución. Sin embargo en las demás facetas ha progresado adecuadamente, con career highs en tiros de campo, triples, TS%, porcentaje de rebote defensivo y win shares. 

En resumen, Powell ha firmado su campaña más efectiva y se ha colocado a la altura de su contrato como un buen interior suplente. En breve va a cumplir 27 años, con lo cual aún debería tener capacidad de mejora en algunos apartados. Veremos si este año es una excepción motivada por la falta de calidad en el equipo, o si es una base para que Dwight Powell siga mejorando. 

NOTA: 7


Nerlens Noel

No sé ni por dónde empezar. Si por el final, con la sanción por consumo de marihuana. Si por el principio, con lo ocurrido en el verano y la decisión posterior de Rick Carlisle de que fuese suplente antes incluso del training camp. O por el medio, con el asunto del hot dog o su lesión. 

La temporada de Nerlens Noel ha dado para mucho. Lamentablemente, la mayor parte de ello ha sido de forma negativa. Todo se empezó a torcer cuando rechazó la oferta de $17 millones anuales de los Mavs y estos no se los volvieron a ofrecer. Cuando era suplente de manera injusta rindió bien hasta ganarse el puesto de titular. Cuando era titular de manera justa bajó su rendimiento hasta ganarse un puesto en el fondo del banquillo. Todo al revés. 

Todo con muestras esporádicas también de que, pese a lo ocurrido, puede llegar a ser un buen interior defensivo si algún día todo encaja. Por ello se puso en marcha el Proyecto Nerlens 2.0, un intento de salvar la situación que interesaba por igual a ambas partes. Y no iba del todo mal hasta que, con cinco partidos por disputarse, llegó la sanción por consumo de marihuana. 

(Pongamos aquí una nota que ya he expresado en Twitter pero creo que no en la web: fumar marihuana no es algo tan grave. En serio. El debate cada vez está más extendido en Estados Unidos, legalizándose su uso en mayor o menor medida en unos cuantos estados. La Asociación de Jugadores ya está en contacto con la NBA para intentar que su consumo, que más allá del uso recreativo también tiene efectos para paliar ciertos dolores, deje de ser perseguido. Que Nerlens se fumase unos porros no me parecería mayor problema de no ser porque la sanción llega al tercer positivo que ha dado en los controles (es decir, le habían avisado dos veces antes), y porque se produce en medio de la temporada. Pero no actuemos como si Noel hubiese dado positivo por cocaína o por esteroides. Que un poco de falta le harían estos últimos, por cierto). 

Y con esa sanción creo que podemos dar por cancelado el proyecto de recuperación de Noel. Nunca se puede decir nunca, pero mucho me sorprendería que ambas partes volvieran a encontrarse en julio después de todo lo que ha pasado en los últimos meses. Y aunque puede que todo hubiera sido diferente de haberlo hecho, visto lo visto menos mal que no firmó esos $17 millones anuales. 

NOTA: 3


Salah Mejri

No digan Salah Mejri, digan “The Mej”. Así es como le bautizó Rick Carlisle en unas declaraciones (aunque creo que el mote se lo puso él mismo). Cuando está tranquilo es simplemente Mejri, pero cuando empieza a pegarse con los rivales y a crear el caos es “The Mej”. 

No vamos a descubrir nada nuevo de Salah Mejri a estas alturas, ni parece que él vaya a evolucionar más. Mejri es el jugador que es, y a mí me parece alguien muy útil en la NBA en un rol de energy guy desde el banquillo, y este año ha vuelto a cumplir en ese rol ideal para un tercer pívot. No para mucho más. 

La cuestión es que Mejri será agente libre restringido este verano, y llega el momento de ver si los Dallas Mavericks u otra franquicia consideran que su producción vale más que un mínimo. El hecho de ser restringido puede hacer que otros no se la jueguen si creen que los Mavs igualarán, y a lo mejor lo hacen si el montante anual no supera algo así como los $3 millones. 

Mi opinión es que si cuesta más del mínimo hay que dejar marchar a Salah. Por el mínimo no tengo queja, pero Mejri tiene ya 32 años y creo que sus minutos estarían mejor aprovechados la temporada que viene en algún interior joven, y hay buenas posibilidades de que llegue alguno en el Draft ya sea con el pick de primera ronda o alguno de los de segunda. Si no, y entendiendo que renueve, cada vez esos minutos deberían ir más a Johnathan Motley (creo que finalmente es agente libre restringido también este verano, aunque hay cierta confusión al respecto). Por eso ya pedí en febrero que fuese traspasado a cambio de alguna segunda ronda si se daba la ocasión, oportunidad que finalmente no apareció pero a la cual creo que habrían estado abiertos. 

NOTA: 5.5


Comentario final

Supongo que a la vista del resumen de las notas que podéis encontrar abajo quizás salte a la vista que solo haya un suspenso en un equipo que solo ha ganado 24 partidos esta temporada. Pero es que, más allá de que no hayamos evaluado a algunos jugadores que apenas han jugado, realmente creo que solo lo ocurrido con Nerlens Noel es digno de suspenso. El resto de jugadores han rendido bien individualmente aunque no sea de forma excepcional (único notable para Barea), y cualquiera que haya sido capaz de tragarse más de la mitad de los partidos de la temporada sabe que el equipo ha jugado bien incluso hasta que se dejó llevar por el tanque en las últimas semanas. 

Resumen: 

  1. Dirk Nowitzki - Fuera de categoría. 
  2. J.J. Barea - 8
  3. Harrison Barnes - 7.5
  4. Dwight Powell - 7
  5. Yogi Ferrell - 7
  6. Dennis Smith Jr. - 7
  7. Doug McDermott - 7
  8. Devin Harris - 6.5
  9. Maxi Kleber - 6.5
  10. Wesley Matthews - 6
  11. Salah Mejri - 5.5
  12. Kyle Collinsworth - 5.5
  13. Nerlens Noel - 3
  14. Dorian Finney - Smith: ND

Próxima entrega: Entrenador y Front Office. 

¿Cuáles son vuestras valoraciones? 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----