La noche en la que J.J. Barea tumbó a Blake Griffin



Debo admitirlo. Una vez me he entregado a tiempo completo al #TeamTank, las victorias fastidian un poco. Pero no hay fastidio en ganar a Los Angeles Clippers, jamás lo habrá, y menos si se trata de un partido eléctrico como el de anoche, en el que Harrison Barnes apareció en el clutch para dar la victoria por 95 - 97. 

Por haber, hubo hasta una flagrante 2, con su correspondiente expulsión. Y si hubiese que apostar entre todos los posibles implicados sin saber nada de la situación, seguro que muy pocos habrían puesto su dinero en que J.J. Barea fue a quien enviaron a los vestuarios.

Aparentemente, a Barea no le gustó que Blake Griffin sacara el brazo en un bloqueo. Y en la confrontación física que sucedió a continuación entre ambos, sorprendentemente, el que terminó tumbado Griffin.


"Ver la sonrisa de 'gato que se ha comido al canario' de Griffin creo que cuenta la historia de esa jugada", dijo Rick Carlisle, implicando que el interior de los Clippers había exagerado el contacto. "Eso es todo lo que necesitas mirar". 

El contacto de Barea fue por encima de los hombros y llegando a contactar con la cara, pero parece evidente que Blake Griffin también puso de su parte para terminar en el suelo. 

"Es complicado valorar ahora en esta liga lo que es una flagrante 1, o lo que es una técnica", dijo Dirk Nowitzki tras el partido. "Yo estoy perdido, y creo que también lo están los árbitros". 

Los periodistas solicitaron hacer un par de preguntas a los árbitros después del partido, y el reportero designado (Tim MacMahon) pudo hablar con el árbitro jefe Bill Spooner sobre la jugada. 

"El contacto fue excesivo y en los hombros y por encima de la garganta", explicó el árbitro. "Eso se considera una flagrante de tipo 2". 

MacMahon preguntó también si los árbitros consideraban que Blake Griffin había exagerado el contacto. 

"Eso no es realmente relevante para nuestro juicio de la jugada", respondió Spooner. "No tiene nada que ver con los méritos de la jugada". 

No parece que vaya a haber más castigo que la expulsión y consecuente multa, pues no tendría lógica que la NBA valore esta acción con la misma gravedad que el penoso intento de boxear entre Robin Lopez y Serge Ibaka. Barea, quien hizo las paces con Griffin durante la repetición, quitó hierro al asunto. 

"Simplemente le dí un pequeño empujón y cayó lejos", dijo Barea. "Eso pasó. Nada importante". 

Los Dallas Mavericks ganaron, demostrando una vez más que en casa son capaces de pelear con quien sea (menos con Golden State), y aunque lo que más ruido hará será la situación de Barea y Griffin, quizás la noticia deportiva de la noche estuviese en el cambio de quinteto de Rick Carlisle. Yogi Ferrell, quien anoche recibió su galardón como rookie del mes de febrero, pasó al banquillo, y Nerlens Noel entró como titular, en un cambio que por las declaraciones de Carlisle parece definitivo y que deja a Seth Curry como base de inicio. Tras una serie de partidos discretos, Seth terminó anoche con 23 puntos, 4 asistencias y 3 rebotes. 

"Es un quinteto que necesitábamos ver", explicó el entrenador. "Los números con ellos han sido buenos hoy, tuvieron un impacto positivo bastante significativo, y eso es una buena señal. Tenemos que ver a Curry como base con un quinteto convencional. Tenemos que ver a Noel junto a Dirk y Barnes. Tenemos que ver qué ocurre con Barnes como tres. Este es el momento de mirar esas cosas. Estamos intentando ganar, es bastante obvio, y hacer estas pruebas cuando estamos luchando por ganar es también algo importante".

En este nuevo quinteto hay varios retos, como ver cómo se desenvuelve Barnes como 3, o Nowitzki de vuelta al 4. Pero el análisis de los Mavs se centrará sobre todo en el rendimiento de Seth Curry como principal director de juego, para ver si puede tener algún futuro en ese puesto.

"Vamos a darle un buen vistazo a esto", dijo Carlisle. "No sé por cuántos partidos será, puede ser por el resto de la temporada, o puede que no. Veremos. Ser base requiere cierta aptitud y entendimiento del juego, y él ha demostrado esas habilidades en muchas ocasiones, pero hasta que no pongamos el balón en sus manos en serio no lo vamos a saber con seguridad. Ahora es el momento para hacerlo".

Los Dallas Mavericks tienen aún dos partidos en casa antes de viajar a una gira con cinco encuentros fuera. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Mavs Madness: jugadores a seguir y horarios (Actualizado)



Llega la locura de marzo, el March Madness, y probablemente los Mavsoquistas nunca hayamos estado tan interesados en ver en acción a las promesas del próximo Draft.

El NCAA Tournament, que técnicamente ya ha empezado con los partidos previos del First Four pero cuya competición comienza realmente mañana, juntará a gran parte de los jugadores que coparán las primeras posiciones de un Draft en el que los Dallas Mavericks contarán como poco con un pick 15, y que probablemente sea más cercano a un top 10, dependiendo de su capacidad para ganar fuera de casa.

Por lo tanto, para facilitar la tarea y saber exactamente a quién ver y cuándo, hemos creado el Mavs Madness: jugadores a seguir y horarios, los cuales iremos actualizando durante la primera semana de competición.

Básicamente los jugadores elegidos corresponden al top 20 del Mock de Draft Express, y lo hemos ordenado según el día y la hora de juego dentro de las dos primeras jornadas, en las que jugarán todos. Los horarios no son muy buenos, para qué engañar, y los mejores jugadores están reservados para las mejoras horas de Estados Unidos, pero algunas posibilidades hay y veremos si toca algún horario decente en rondas posteriores. 

Ausencias: Markelle Fultz, Dennis Smith Jr., Robert Williams, Frank Ntilikina, Terrance Ferguson, Isaiah Hartenstein, OG Anunoby, Rodions Kurucs.

Eliminados: Justin Patton, John Collins.


Sábado 18

(3) Florida State vs. (11) Xavier (23:10) - Jonathan Isaac

2) Arizona vs. (7) St. Mary's (00:45) - Lauri Markkanen


Domingo 19

(2) Louisville vs. (7) Michigan (17:10) - Donovan Mitchell

(2) Kentucky vs. (10) Wichita State (19:30) - De'Aaron Fox. Malik Monk

(1) Kansas vs. (9) Michigan State (22:15) - Josh Jackson vs Miles Bridges

(1) North Carolina vs. (8) Arkansas (23:10) - Justin Jackson

(2) Duke vs. (7) South Carolina (1:30) - Jayson Tatum, Luke Kennard, Harry Giles

(3) UCLA vs. (6) Cincinnati (2:30) - Lonzo Ball, TJ Leaf





--

Jueves 16

Florida State vs. Florida Gulf Coast (2:20 hora española) - Jonathan Isaac

Arizona vs. North Dakota (2:50) - Lauri Markkanen


Viernes 17

Louisville vs. Jacksonville St. (19.45) - Donovan Mitchell

North Carolina vs. Texas Southern (21:00) - Justin Jackson

Creighton vs. Rhode Island (21:30) - Justin Patton

Kansas vs. NC-Central/UC Davis (23:50) - Josh Jackson

Duke vs. Troy (00:20) - Jayson Tatum, Luke Kennard, Harry Giles

Cincinnati vs. Kansas St./Wake Forest (00:27) - John Collins

Miami (FL) vs. Michigan State (2:20) - Miles Bridges

Kentucky vs. N. Kentucky  (2:40) - De'Aaron Fox. Malik Monk

UCLA vs Kent State (2:57) - Lonzo Ball, TJ Leaf. 



-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

El desenlace de la temporada de los Mavs dependerá de su habilidad para ganar fuera



Hubo una época en la que los Dallas Mavericks eran uno de los mejores equipos fuera de casa. No es coincidencia que fuera la misma época en la que ganar 50 partidos temporada sí, temporada también, era algo asegurado. En especial, salir de gira por el Este era prácticamente contar con una buena racha de victorias. 

Hace tiempo ya de aquello. Tanto, que esta temporada los Mavericks son uno de los peores equipos de la liga jugando lejos de su pabellón. Su 8-22 actual fuera de casa no solo es la peor marca entre los equipos que están luchando por entrar en los Playoffs, sino que está casi a la altura de equipos como los Lakers, y es peor que la de Suns, Kings, Magic o Knicks. 

Esto tiene una lectura positiva, si se quiere hacer, y es que en su grupo Dallas es el equipo más fuerte cuando juega en casa. Sin embargo, de poco va a servir eso sabiendo que de los 17 partidos que restan de temporada regular, 11 van a ser en canchas ajenas, empezando por los cuatro próximos, en visitas a Toronto, Washington, Philadelphia y Brooklyn, y que luego esperará una racha de cuatro en casa pero con Warriors, Clippers, Raptors y Thunder como protagonistas. 

También por esto la última derrota contra Phoenix es aún más dolorosa para los Mavs, porque pone un fin agrio a una racha de seis victorias consecutivas en casa cuando cada una era aún más importante que la anterior para mantenerse en la pelea por los Playoffs. 

Todo parece indicar que, pese a lo remontado ya desde el peor inicio de una temporada en la era Cuban, el esfuerzo por terminar jugando en la segunda quincena de abril va a acabar siendo en vano para el equipo. Actualmente está a 2,5 partidos de Denver, con un calendario similar en dificultad al de los Nuggets, pero también con Portland entre medías y con los Blazers disfrutando de un calendario restante más sencillo que el de ambos. 

Por un lado, los Mavericks ya se han encontrado en situaciones igual de complicadas en el pasado y las han superado, con lo cual jamás diremos que es imposible. Aún está fresco en la memoria el recuerdo de hace un año, cuando los Mavs se metieron en Playoffs con una improbable racha de victorias a pesar de una plaga de lesiones. 

Por otro lado, en esta ocasión solo hay una plaza en juego, por las dos que había el año pasado, y también sigue habiendo aquellos que continúan pensando en que una simple racha de dos derrotas puede devolver a los Mavs al top del Draft, algo que Mark Cuban ha reconocido que mira de reojo. 

"El objetivo siempre es llegar a ser contender y obtener otro anillo", dijo Mark Cuban después del All Star. "Pese a lo bien que estaba jugando Deron, o lo bien que defendía Andrew, teníamos que ser consecuentes con nuestra intención de posicionarnos de cara a mejorar mucho. Combinas eso con el hecho de que, como siempre he dicho, cuando muchos equipos tankean tu no debes hacerlo, y cuando pocos equipos lo hacen es cuando debes considerar ir a por un buen pick de Draft, porque puedes seguir tratando de ganar partidos y, al mismo tiempo, continuar estando en la competición por un buen pick". 

"Obviamente no hemos jugado lo suficientemente bien como para estar en Playoffs ahora mismo, pero estamos jugando mucho mejor", continuó el dueño de los Mavs. "Una derrota aquí y otra allá, y de repente te encuentras en la competencia por un pick top 5. Al mismo tiempo, estamos jugando para mejorar e intentando ganar, algo que también creo que siempre es bueno. Es doloroso, pero también soy realista. Si no fuese realista sobre el valor de nuestra ronda de Draft nos habríamos quedado con Deron y Andrew. Estaríamos jugando con gente más veterana en vez de con nuestros jóvenes". 

"Eso se supone que, por definición, es tankear", admitió Cuban. "Pones a tus jóvenes para darles experiencia sin la expectativa de que ganen. En nuestro caso, estamos jugando con los jóvenes, pero lo estamos haciendo con la expectativa de que ganen. Creo que ese es el mejor tipo de experiencia que se puede ganar, que tengan minutos pero luchando por algo y con exigencias, no jugando por jugar. Y si eso significa que acabamos con el pick 8 o 10 en vez del 4, viviremos con las consecuencias". 

Lleva siendo así desde hace semanas, pero ahora mismo la temporada de los Mavs pende de un hilo. Si la presión de querer estar en el gran baile les lleva a ser más competitivos fuera de casa de lo que lo han sido hasta ahora, entonces lucharán por los Playoffs. Si, por el contrario, ahora se encadena una racha negativa, casi sin quererlo se pueden encontrar con un pick top 10. Si no van a entrar en Playoffs, lo mejor sería que viesen sus opciones minimizadas lo antes posible, para poder "dar aún más minutos a los jóvenes" en los últimos 10 partidos. Los próximos 15 días serán determinantes para saber qué dirección se toma. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Nowitzki: El mundo no se acaba con 30.000


Mucho se ha escrito sobre Dirk Nowitzki en los últimos días. Su entrada al selecto club de los 30.000 le ha hecho aparecer en televisión, radio, prensa y en muchas páginas que no acostumbran a informar, no solo sobre los Mavs, sino sobre baloncesto. Partiendo de ahí, podemos darnos cuenta de la verdadera dimensión que ha cruzado el alemán. Ahora todo el mundo sabe la gesta que ha logrado, algo que enorgullece a todos los que hemos seguido su camino día sí y día también. Siempre es emocionante ver las muestras de cariño que recibe tu jugador franquicia de gente, que aunque no haya visto un partido de Dallas en su vida, valoran el legado de Dirk.

Cuando te paras a pensar en los vecinos que tiene en el piso de arriba, pero ahora en el mismo edificio, tal dimensión se multiplica por diez. Chamberlain, Jordan, Bryant, Malone y Abdul-Jabbar, son el más alto rango en distinción honoraria que ha dado la NBA, y ahora uno de los nuestros está ahí, siempre bajo el paraguas de Cuban, siempre bajo el techo de un American Airlines Center que explotó de jubilo con un fadeaway (no podía ser de otra manera) que supuso la entrada en los anales de la historia.



Pero lo cierto es que lo realmente importante para Nowitzki es ser competitivo, poder ayudar al máximo a un equipo que vive inmerso en una lucha sin tregua para entrar en unos Playoffs más baratos, y a la vez más caros que nunca.

La paradoja es simple, hasta 6 equipos tienen opciones reales de clasificarse, aunque el que lo haga será con un récord muy probablemente por debajo del 50%, de ahí lo barato del puesto. A falta de poco más de 15 partidos para todos ellos, Dirk no quiere bajar los brazos, y se encuentra en el mejor momento de la temporada. Desde el 7 de marzo ha superado los 18 puntos en 7 ocasiones, con 4 dobles dobles, algo que solo había logrado en 2 ocasiones en el resto de la temporada. Además, su promedio reboteador por 36 minutos (9,1) es el segundo mejor de su carrera, superado por el de la temporada 2000-2001 (9,4) cuando tenía 23 años y todavía saltaba algo.
Desde que empezó febrero, sus números son de 15 puntos y 7,95 rebotes en tan solo 27,6 minutos por noche. A ello hay que sumarle un 46,6% en tiros de campo, cuando hasta febrero apenas había superado el 43,5% en ningún mes, y un 95,5% en tiros libres, cifra que había caído hasta el 81,8% en enero.

Por tanto se puede afirmar que Dirk ha vuelto fuerte de una lesión en el aquiles que nos mantuvo bastante alerta durante unas semanas. Se tomó su tiempo de puesta apunto y está en el proceso de elevar su nivel para tratar de alcanzar sus decimosextos Playoffs, en una temporada en la que de jugar todos los partidos que le restan, será la segunda que menos encuentros haya disputado (temporada rookie aparte).

Horizonte tras los 30.000

Pero aunque parezca que ya quedan pocas cosas que celebrar con Dirk, lo cierto es que todavía quedan muchas, y muy buenas. Todavía tendremos tiempo para sacar nuestra caja de pañuelos y soltar alguna lagrima.

Partiendo de la base que la siguiente temporada su continuidad está asegurada por sus propias palabras, eso querrá decir que estaremos ante su 20 temporada en la NBA; más que eso, estaremos ante su 20 temporada en Dallas, algo que solo ha logrado hacer Kobe Bryant con los Lakers, y superará así a Duncan y Stockton que hicieron lo propio con Spurs y Jazz durante 19 años.
Durante esa vigésima temporada, Dirk estará más o menos cerca de entrar en el top5 de anotadores históricos, lugar que ocupa Wilt Chamberlain, el hombre de los 100 puntos, con 31.419 puntos, a 1.415 de Dirk a cierre de artículo. Eso significa que Nowitzki necesita una media de 14,15 puntos por partido en los 100 que restan hasta el fin de la próxima temporada (18 de la presente y 82 de la siguiente).

La gesta pues, no parece descabellada al poco que la salud le acompañe y su toque de muñeca continúe siendo efectivo. Una vez allí, "The Tall Baller from the G" no descarta cumplir otra temporada más y llegar hasta los 40 jugando para los Mavs. En ese escenario, alcanzar a Jordan con 32.292 puntos sería alcanzable, aunque para ello hay que soñar mucho todavía.


Si estos objetivos parecen bastante reales (a excepción del último), los realmente emocionantes son los que estarían por venir una vez decida poner punto y final a su carrera.

La noche en la que el #41 cuelgue para siempre del AAC puede ser un mar de lagrimas a la altura de cuando dispute su último encuentro en Dallas. Ya solo escribiendo se me pone la piel de gallina...

Es posible que su vinculación con los Mavs no acabe ahí, lo lógico sería pensar que de una forma u otra seguirá ligado a la franquicia de Cuban. Se hace difícil pensar en este equipo sin Dirk, pero aunque tener un puesto que le tenga en la primera línea de fuego puede no ir con él, y en los despachos tampoco le veo vinculación, sí que podría seguir cómo entrenador de tiro o "scouting" por Europa, intentando encontrar a su próximo él, un reto enorme.

Pocos años después de eso, llegará su entrada al Salón de la Fama, lo que le aupará definitivamente al Olimpo de la historia de la NBA, una especie de templo sagrado para que las leyendas sean veneradas y recordadas para siempre.

Será entonces cuando echemos la vista atrás y digamos gracias, gracias por hacernos enamorar de este maravilloso deporte. Pero hasta entonces, disfrutemos cada momento.



D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Dirk Nowitzki agranda su leyenda superando los 30.000 puntos en la NBA



"Creo... que me quiero ir a casa". 

Donnie Nelson, presidente de operaciones de los Dallas Mavericks, recuerda esas palabras como si las hubiese escuchado ayer. 

"No sé si encajo aquí. No sé si llegaré a hacerlo". 

Aquel joven tenía motivos para dudar. La franquicia había hecho una apuesta fuerte por él, pero estaba en la mitad de su año rookie y lo estaba pasando realmente mal. Era alto, pero el resto de interiores de la liga imponían su físico sobre él. Sus lanzamientos no entraban. Su confianza estaba por los suelos. 

"Nunca olvidaré el día que vino y me dijo 'creo que me quiero ir a casa'", recuerda Donnie Nelson. "Tuvimos que convencerlo de que capeara la tormenta, de que iba a ser muy bueno. Le dijimos que no se preocupara por los errores o cualquier cosa que le preocupara. Creo que echaba de menos su casa más que otra cosa". 

Aquel joven que echaba de menos su casa, no es ningún secreto, era Dirk Nowitzki. El mismo Dirk Nowitzki que anoche se convirtió en el sexto jugador de la historia de la NBA en alcanzar los 30.000 puntos, y el tercero en alcanzar esa cifra en una única franquicia tras Karl Malone (le perdonaremos el affaire con los Lakers) y Kobe Bryant. 


Nowitzki ha pasado de las dudas de su primer año a ser considerado una leyenda ya de este deporte pese a seguir en activo. Los de anoche son solo 25 puntos más en una amplia carrera, pero representan las cotas que ha alcanzado aquel desgarbado alemán. Todos parecían querer alcanzar la cifra lo antes posible. El mismo Dirk, enchufado como nunca desde el principio, con 18 puntos en el primer cuarto. Sus compañeros, buscándole en ataque como no lo habían hecho antes en dos temporadas. Incluso parecía que los Lakers querían sumarse a la fiesta, o quizás fuese solamente que su defensa es simplemente así de mala. Todo estuvo de cara desde el principio. Dirk metió 25 puntos en la primera mitad, se quedó a cero en la segunda, y además lo completó con 11 rebotes. Un 25-11 vintage en solo 24 minutos.

Después del partido Rick Carlisle soltó un monólogo que merece la pena reproducir íntegramente.

"Antes de nada, esta noche todos hemos presenciado uno de los logros más impresionantes en la historia del deporte. Para mí, han sido 13 minutos y dos segundos en un microcosmos de una de las carreras más grandes en la historia de este juego. Preparación meticulosa, compromiso total, espíritu competitivo increíble y una gran capacidad por aparecer en el momento oportuno. Viendo a Dirk durante el último par de días no había duda de que esto iba a pasar esta noche. Nuestros chicos han hecho un gran trabajo encontrando a a Dirk, los Lakers cambiaron los emparejamientos pero nuestros chicos siguieron encontrando la manera. Su forma de anotar quitaba el aliento. Todos somos privilegiados por ser parte de esto y felicito a Dirk y a Holger, su mentor desde el principio y quien ha hecho un trabajo enorme con su progresión a lo largo de su carrera, comenzando como adolescente. Estamos entusiasmados por Dirk. Va a llevar un tiempo asimilar lo que esto significa realmente. En baseball la marca a batir son 3.000 golpes y hay 30 tipos que lo han hecho. Solo hay seis que hayan hecho 30.000 puntos en la historia de nuestro juego. La magnitud de este momento es algo que probablemente nos lleve un tiempo digerir".

El propio Nowitzki, como podíamos esperar de él, fue muy humilde al describir el momento.

"Ha sido una experiencia increíble", dijo Dirk. "Después de cada canasta que metía notaba un zumbido en la grada. Entro al segundo cuarto con 18 puntos y recuerdo caminar a la pista y que todo el mundo estaba muy motivado. Me puse un poco nervioso y solté un airball, pero me recompuse y la metí en la siguiente".

"Es algo surreal", prosiguió Dirk. "30.000 puntos es increíble. Son muchos puntos obviamente. Cada marca que superas hace que reflexiones un poco, que pienses en la gente que te ha ayudado y que ha estado contigo en este viaje. Piensas en los entrenadores, en Cuban, en los jugadores y los fans que han estado conmigo en lo bueno y en lo malo. Ha sido un gran camino, al cual aún le quedan algunas canastas más, y entonces será momento de la puesta de sol". 

4.142 jugadores han disputado al menos un partido en la historia de la NBA, si a Mark Followill le funciona bien la calculadora. Solo 6 han alcanzado los 30.000 puntos. El club tiene un nuevo miembro desde anoche.

Kareem
Malone
Kobe
Jordan
Chamberlain
Dirk

Pensad en eso durante unos momentos.

Hoy os preguntamos vía Twitter, comentarios o cualquier forma en la que lo podáis hacer llegar. ¿Cuál es vuestro primer recuerdo de Dirk Nowitzki? Incluiremos todas vuestras respuestas.












-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----